sábado, 4 de junio de 2011

Las esferas del Dragon

Las Dragon Balls (conocidas también como Esferas de el Dragón en América Latina, o Bolas de Dragón y Bolas Mágicas en España) son 7 orbes mágicos con forma de bolas de cristal en el manga y anime Dragon Ball de Akira Toriyama, siendo uno de los principales temas de la historia.

Cuando se reúnen se utilizan para invocar al dragón Shenlong que concede uno o varios deseos. Esta invocación hace que el cielo del planeta donde se activen se nuble y oscurezca. Su color siempre es naranja cristalino y están marcadas con estrellas en relieve en su interior. Éstas estrellas varían en número de 1 a 7 y son de color rojo,1 excepto en las Dragon Balls Definitivas, que son de color negro. Cuando se reúnen comienzan a palpitar y a emitir fuertes destellos simultáneamente, aunque también emiten ráfagas mas breves independientemente. Después de cumplirse el deseo, se convierten en simples piedras durante el plazo de un año. Están hechas de un material muy duro y resistente, capaz de soportar caidas y golpes desde grandes alturas sin recibir ningún rasguño o rotura, por lo que son prácticamente irrompibles, dentro de los límites humanos.

En Dragon Ball GT se incluye otra característica adicional: Todas las Dragon Balls tienen un espíritu y energía propios; cada vez que se concede un deseo esta energía, que por defecto es positiva, va decreciendo, aumentando por consiguiente su energía negativa.

Importancia

Las Dragon Balls son la razón por la que se unen los personajes principales al principio de la historia, la primera y tercera saga se centran en buscar estos orbes. Más adelante las Dragon Balls se convierten en el objeto deseado por los villanos Piccolo Daimaō, Vegeta y Freeza, y defenderlas será la misión de los héroes. Después de esto las Dragon Balls se convierten una herramienta para ayudar al pelear contra otros villanos como Majin Boo, Baby y Super #17, hasta que su uso excesivo hace que cerca del final de Dragon Ball GT estos orbes traigan al último adversario de la historia.

Limitaciones

Todas las Dragon Balls, exceptuando las de la Estrella Negra, tienen tres principales limitaciones:

1-No puede conceder deseos que afecten a la fuerza de personajes más fuertes que el creador de las Dragon Balls.
2-No puede revivir a una persona que ha muerto de muerte natural
3-Se convierten en Piedra haciendose inútiles durante un año del planeta en cuestión tras conceder un deseo.

Aparte de éstas, cada Dragon Ball tiene otras limitaciones propias.

Dragon Balls Namekianas

1-Sólo pueden resucitar a una persona por deseo, jamás a un colectivo.
2-Sólo pueden resucitar a una persona en el lugar donde murió.
3-Para revivir a una persona en un lugar, primero hay que trasladar su alma a dicho sitio, como deseo Previo.

Estas limitaciones son eliminadas cuando Moori se convierte en el nuevo Saichōrō de Namek

Dragon Balls Terrestres

1-
No puede cumplir el mismo deseo dos veces (como revivir una persona que ya haya sido vuelta a la vida antes mediante un deseo).
2-No puede revivir a una persona que lleve más de un año muerta

Estas dos limitaciones son eliminadas cuando Dende vuelve a crear unas segundas Dragon Balls Terrestres, al convertirse en el nuevo Kamisama de la Tierra.

Origen

Las Dragon Balls fueron otorgadas a los namekianos por los Kaiō Shin por ser seres pacíficos y bondadosos, pero dado que alteraban gravemente el curso natural de las cosas se prohibió que fueran creadas fuera de Namek. Pueden ser creadas por cualquier Namekiano del Clan Dragón aunque sólo existían unas creadas por el Saichōrō. Seis de las Dragon Balls eran entregadas a los seis Chōrō quienes habían probado su valentía y fuerza, y entre estos siete estudiaban cada uno de los deseos que se pedirían.

Otro origen

En los primeros episodios del anime Kame Sen'nin le cuenta a Krilin, una leyenda de como se crearon las Dragon Balls. Esta cuenta que los orbes eran originalmente una enorme Dragon Ball, la cual fue otorgada por los dioses y era alabada por todos deseando siempre paz, pero las personas comenzaron a usar la Dragon Ball para sus fines egoístas, lo que causo guerras y posteriormente la ira de los dioses, quienes la separaron en siete y la dispersaron por el mundo.

Dragon Balls Terrestres

En el año 261, según la Cronología de Dragon Ball una serie de bruscos cambios climáticos en Namek hizo que Katattsu enviara a su hijo a otro planeta para salvarlo. Éste llego a la Tierra donde más adelante se convertiría en Kamisama. Como Kamisama, él creó las Dragon Balls en la tierra para dar esperanza a la humanidad6 y ser utilizadas en caso de emergencia. Estas Dragon Balls casi fueron destruidas cuando Piccolo Daimaō mató a Shenlong, y Kamisama pensó en no arreglarlas porque la humanidad las había utilizado solamente para deseos egoístas e interesados, pero gracias a Son Gokū cambió de opinión en última instancia. Cuando Piccolo murió en su combate contra Vegeta, Kamisama murió también y las Dragon Balls se perdieron, hasta que fueron revividos y cuando Piccolo y Kamisama se fusionaron para combatir contra los Androides, estas Dragon Balls dejaron de existir definitivamente.

Segundas Balls Terrestres

Durante la tregua antes de los Cell Games, Gokū viajo a Nuevo Namek para conseguir a alguien que tomara el puesto de Kamisama como nuevo Dios de la Tierra, y el elegido fue Dende. Al llegar a la Tierra creó unas nuevas Dragon Balls mejores a las anteriores, que serían las utilizadas hasta el final de la serie.

Dragon Balls de la Estrella Negra

son un tercer tipo de Dragon Balls, que aparecieron en Dragon Ball GT. Fueron creadas por Kamisama antes de separarse de su parte malvada, por lo que éstas tienen aún más poder que las Dragon Balls tradicionales e incluso, tienen más poder que las Dragon Balls Namekianas. Habían permanecido desde siempre ocultas en el Palacio de Kamisama hasta ser descubiertas por Pilaf y sus secuaces. Se caracterizan por que el dragón Shenlong que surge de ellas es de color Rojo y es mucho mayor que el original, conocido como Shenlong rojo. Estas Dragon Balls tienen un gran y desastroso inconveniente: Una vez activadas, el planeta donde se concede el deseo estalla en el plazo de un año y las esferas se diseminan por toda la galaxia donde se encuentre dicho planeta. Además, curiosamente, nunca llegan a convertirse en piedra tras ello. Al saber Piccolo de su existencia, y comprobar que existen debido a que se encuentran ligadas a él (vuelve a ser el Kamisama original, creador de las mismas, tras su fusión en Dragon Ball Z en la etapa de Célula), decide sacrificarse para evitar que éstas poderosas Dragon Balls caigan en malas manos la segunda vez que fueron diseminadas por el universo, acontecimiento producido por el deseo de Vegeta Baby que ocasionaría que la tierra volviera a explotar aunque se reconstruyera. Esta fue la principal razón por la que Piccolo decidió sacrificar su vida, ya que estos orbes deben permanecer reunidas en el templo de Kamisama sin activarse. Sólo se concedieron dos deseos antes de que desaparecieran para siempre.


.

Articulo relacionado...